La mascarilla quirúrgica desechable contra el coronavirus

Mascarilla quirurgica desechable

Cuando hablamos de prevenir el coronavirus, la mascarilla quirúrgica desechable es objeto de mucha información contradictoria. Sin pretender afirmar que algo es verídico, estamos tratando de desenredar lo verdadero de lo falso para ayudaos a entender el papel que esta herramienta de protección puede desempeñar, además ofrecemos algunos paquetes de mascarillas quirúrgicas disponibles para su compra en línea.

El comienzo para protegeos del coronavirus

Numerosos estudios han demostrado que sólo las máscaras de tipo FFP2 ofrecen el nivel de protección contra el coronavirus necesario para una persona sana. Sin embargo, las opiniones sobre este tema siguen estando divididas y dan lugar a mucho debate. En cualquier caso, usar una máscara quirúrgica parece ser más prudente que no usar nada en absoluto.

Esto se debe a que, con una mascarilla quirúrgica, las salpicaduras de saliva potencialmente infectadas pueden ser detenidas por la mascarilla antes de que lleguen a las membranas mucosas de la nariz o la boca, lo que supone un riesgo de contaminación.

¡Por lo tanto, sería simplista y falso afirmar que una mascarilla quirúrgica es “inútil” para protegerse contra el coronavirus!

Mascarilla quirúrgica desechable y pacientes infectados

Si hay una premisa en la que todo el mundo parece estar de acuerdo, es la recomendación de mascarillas quirúrgicas desechables para los pacientes ya infectados con el coronavirus. En este caso concreto, no se trata de evitar la contaminación, sino de evitar la contaminación de personas sanas. Y por esta razón la mascarilla quirúrgica parece cumplir su misión perfectamente.

Cabe preguntarse entonces por qué una mascarilla quirúrgica es funcional para detener las salpicaduras de saliva de una persona que la usa, emitiendo un tipo de aerosol de saliva (paciente infectado), cuando no siempre se considera eficaz para la persona que la usa y recibe dicho aerosol (persona sana).

La respuesta es simple: la mascarilla quirúrgica está diseñada para filtrar el aire exhalado, haciendo que sea menos efectiva al filtrar el aire inhalado. Recordemos que el propósito inicial de una mascarilla quirúrgica desechable: es permitir que un paciente operado permanezca en un ambiente estéril filtrando el aire exhalado del cirujano, sin interés alguno en filtrar el aire inhalado.

Nivel de filtración de las mascarillas protectoras desechables

Mascarillas quirúrgicas desechables

EFB = eficiencia de filtración bacteriana, estas solo ayudan durante la exhalación (como se explicó anteriormente).

  • Mascarilla quirúrgica (FFP1): EFB > 95%.
  • Mascarilla quirúrgica tipo 2 (FFP1+): EFB > 97%.

La mascarilla quirúrgica de tipo 2 (o tipo II) no se incluye en el contexto del coronavirus, ya que esta solo filtra las salpicaduras de saliva y no el aire en sí mismo, a diferencia de otros virus en los que esta modalidad podría ser útil.

Otras mascarillas desechables

Las mascarillas certificadas FFP2 o FFP3, por otro lado, están diseñadas para filtrar en ambas direcciones.

Así que EFB = eficiencia de la filtración bacteriana durante la inhalación y exhalación.

  • Mascarilla FFP2: EFB > 94%;
  • Mascarilla N95 o KN95: EFB > 95;
  • Mascarilla FFP3, N99 o KN99: EFB > 99%.

Los niveles FFP1, FFP2 y FFP3 se rigen por los estándares europeos EN 149-2001 y A1:2009, los niveles N95 y N99 por los estándares americanos 42 CFR 84 y los niveles KN95 y KN99 por los estándares chinos GB 2626-2006. Esto explica por qué, dependiendo del país donde se fabricó la mascarilla, se pueden encontrar estos diferentes niveles de filtración.

Comprad en línea de mascarillas quirúrgicas desechables

Las conocidas tiendas electrónicas de nuestro país están sobrecargadas en este momento, y obligadas a nuevas normativas que afectan su productividad dentro de los almacenes de nuestro territorio. Además, la mayoría de ellas se niegan a permitir que los vendedores ofrezcan a la venta mascarillas quirúrgicas desechables debido a ciertos abusos de precios.

Por eso os redirigimos a Banggood, una plataforma de comercio electrónico menos conocida, pero con buena reputación en otros países. Es un sitio serio que logra asegurar plazos de entrega razonables considerando las dificultades que hay en estos tiempos. Ya hemos hecho varios pedidos para probar el servicio, los cuales han sido enviados y recibidos en los plazos indicados.

En nuestra opinión, los lotes de mascarillas quirúrgicas de abajo nos parecen que tienen los mejores precios y plazos de entrega actuales:

30 mascarillas quirúrgicas30 mascarillas quirúrgicas8,45€
(0,28€ por mascarilla)
Entregado en un plazo de
2 a 5 días
España y Sudamérica excepto BrasilVer esta oferta
e 2 comentarios clientes
» Entrega a Brasil | » Otros paises
30 mascarillas quirúrgicas50 mascarillas quirúrgicas12,10€
(0,24€ por mascarilla)
Entregado en un plazo de
2 a 5 días
España y Sudamérica excepto BrasilVer esta oferta» Entrega a Brasil | » Otros paises
50 mascarillas quirúrgicas50 mascarillas quirúrgicas
para niño
17,21€
(0,34€ por mascarilla)
Entregado en un plazo de
20 días
España y Sudamérica excepto BrasilVer esta oferta
e 67 comentarios clientes
» Entrega a Brasil | » Otros paises

¿Cuánto tiempo dura una mascarilla quirúrgica?

La vida útil de una mascarilla quirúrgica es de unas tres horas. Así que, como con cualquier mascarilla desechable, es imperativo que sea desechada una vez que se haya usado, incluso si solo se usó por muy poco.

Si, por ejemplo, vosotros os ponéis una mascarilla quirúrgica desechable durante un viaje en autobús durante 20 minutos y luego os la quitáis, deberéis tirarla inmediatamente y no podréis volver a usarla para el viaje de regreso.

Una mascarilla quirúrgica no puede ser desinfectada o lavada. Algunas personas hablan de calentar la mascarilla a una temperatura elevada para descontaminarla, pero las capas filtrantes de la máscara no están diseñadas para este fin y podrían alterar su eficacia de filtración, creando lesiones invisibles a simple vista y perjudiciales para la seguridad del artículo.

Poneos una mascarilla quirúrgica desechable

La mayoría de las mascarillas quirúrgicas desechables tienen un lado de cada color. El lado blanco es el que debe estar en contacto con la nariz y la boca, mientras que el lado azul debe estar en el exterior.

La mascarilla quirúrgica desechable también se llama «mascarilla de tres capas» porque se dobla en forma de acordeón antes de ser colocada en la cara. Además de ahorrar espacio, estos pliegues permitirán que la máscara se coloque perfectamente en la cara, lo que es muy importante para que se pueda filtrar la máxima cantidad de aire entrante.

Una vez colocada alrededor del puente de la nariz y enganchada a las orejas con los dos elásticos (el medio de sujeción más común en este tipo de máscara), la máscara debe ser tirada hacia abajo para que los pliegues se abran y así la mascarilla cubra completamente el mentón. Esto no sólo protege la boca de manera óptima, sino que también asegura que la máscara permanezca firmemente unida a la cara.

Dependiendo del tamaño de vuestra cabeza, es posible ajustar una mascarilla quirúrgica desplegándola más o menos. Los pliegues de la mascarilla no tienen por qué estar completamente desenrollados, pero lo importante es que la mascarilla se ajuste correctamente.

Quitar y desechar una mascarilla quirúrgica

Tened cuidado cuando os quitéis la mascarilla quirúrgica desechable, ya que cualquier manipulación incorrecta durante este paso, aunque parezca inofensiva, puede suponer un riesgo de contaminación. Lo ideal es que lo hagáis con guantes desechables, y cerca del cubo de basura donde pensáis tirarlo (¡no os la quitéis y pongáis en un bolsillo, por ejemplo, mientras espera para tirarlo!).

En cualquier caso, nunca deberéis entrar en contacto con la mascarilla, especialmente su área externa (el lado azul y/o el exterior que no está en contacto con la boca) ya que podría estar infectada por el virus, que tiene la capacidad de sobrevivir durante un tiempo muy largo en superficies externas al cuerpo humano. Para ello, sólo hay que tocar las bandas elásticas de la máscara desplazándolas una a una de las orejas, no la mascarilla en sí.

Luego podéis tirar vuestra máscara sosteniéndola por una de las dos bandas de goma. Lo ideal es ponerla en el fondo de una bolsa (de plástico o papel) para que se cierre sobre la máscara, y luego tirarla al cubo de la basura (y no solo tirar la mascarilla directamente).

Compartir en:

 

no somos doctores